El cirujano de la sana belleza peronista

Hugo Beccacece
Hugo Beccacece PARA LA NACION
(0)
18 de octubre de 2020  • 00:05

Los presidentes argentinos de todos los partidos, de todas las tendencias, nunca demostraron mucho interés, si alguno, por la cultura, salvo Domingo Faustino Sarmiento, Nicolás Avellaneda, Bartolomé Mitre, que eran escritores, y Marcelo T. de Alvear, casado con una soprano. El azar de las lecturas me llevó a reflexionar sobre ese tema.

En esta última semana, estuve leyendo una detallada investigación de Jorge De Ridder destinada a un futuro libro sobre el Instituto de Arte Moderno (IAM) y el prestigioso Premio De Ridder, creados por Marcelo De Ridder. La institución y el Premio estaban destinados a promover la difusión de las nuevas corrientes artísticas, entre ellas el arte abstracto, y las obras de los jóvenes artistas.

Las actividades del IAM iban a contracorriente del "pensamiento" estético y de los gustos oficiales del peronismo de las décadas de 1940 y 1950. Entre los documentos reunidos para el libro, hay una verdadera joya: el discurso que pronunció el 21 de septiembre de 1949, el Ministro de Educación Dr. Oscar Ivanissevich en la inauguración del XXXIX Salón Nacional de Artes Plásticas. Ese discurso era una especie de respuesta y condena del IAM; además de ser una pieza oratoria y teórica como pocas veces se escuchó en la Argentina y, a decir verdad, en el resto del mundo. Era el eco, ahogado por la derrota, de algunos aspectos de la estética nazi, y un anticipo de ciertas afirmaciones del onganiato (Bomarzo) y del Proceso de Organización Nacional.

Cincuenta años más tarde, el notable periodista Ramiro de Casasbellas publicó en este diario el artículo "Aquel perverso arte abstracto" consagrado a glosar las elucubraciones del cirujano, futbolista y esteta justicialista. Pido disculpas por reincidir en el recuerdo de aquella disertación de Ivanissevich, pero me atrevo a hacerlo porque, como dice Mirtha Legrand, el público se renueva, la gente se olvida y es bueno que los jóvenes conozcan las fuentes mismas de las ideologías que defienden.

Ivanissevich hablaba en aquella alocución del destino de quienes habían fracasado en el intento de apresar la belleza clásica en sus cuadros y esculturas: por ejemplo, los fallidos artistas del Renacimiento buscaban refugio en menesteres más humildes y caían en el piadoso olvido.

Pero ¿qué ocurría en 1949? Cito al Malraux de Perón: "Ahora los que fracasan, los que tienen ansias de posteridad sin esfuerzo, sin estudio, sin condiciones y sin moral, tienen un refugio: el arte abstracto, el arte morboso, el arte perverso, la infamia en el arte.

El adalid de lo clásico se preguntaba: ¿En qué museo clásico del mundo triunfa el arte morboso? En ninguno. Las galerías del mundo se sobrecargan de horror ante la penetración de esas muestras de la perversión humana, que sólo sirven de doloroso contraste a la belleza eterna".

La ostentación de esas obras fue comparada por Ivanissevich con la actitud de un leproso que "en el período más repugnante de su mal saliera a exhibirse haciendo gala de sus tumores ulcerosos supurantes".

El tribuno inspirado calificó a esos falsos artistas de "anormales estimulados por la cocaína, la morfina, la marihuana, el alcohol y el esnobismo". A ese barro, Ivanissevich contrapuso el arte verdadero de los argentinos peronistas: "El arte morboso, el arte abstracto no cabe entre nosotros, en este país en plena juventud, en pleno florecimiento. No cabe en la Doctrina Peronista porque es ésta una doctrina de amor, de perfección, de altruismo, con ambición de cielo sobrehumano". ¡Qué lirismo el del ministro!

La fundamentación de esta doctrina de lo bello estaba en el pueblo: "porque el pueblo quiere la verdad y quiere lo bello (.) Porque el pueblo no sabrá explicar por qué es lindo o por qué es feo, pero separa netamente (.) lo verdadero de lo falso, lo auténtico de lo simulado, lo natural, de lo artificial, lo sano de lo enfermo, lo normal de lo anormal. Lo atractivo de lo repugnante, lo muerto de lo putrefacto"

Y para fijar bien las ideas, Ivanissevich resumió su Ars poética en un poema: "Entre los peronistas / no caben los fauvistas / y menos los cubistas, / abstractos, surrealistas. / Peronista es un ser / de sexo definido/ Que admira la belleza / Con todos sus sentidos".

El afán de síntesis del cirujano se exacerbó en la frase: "El arte es realidad: si no, no es arte". ¡Qué bísturí!

En 1974, Ivannissevich volvió a ser ministro de Educación. María Estela Martínez de Perón lo convocó para ese cargo. En esa segunda vuelta, el esteta no se pronunció sobre la belleza. La "perversidad" triunfaba en el arte y en la política argentina. ¡Y todo lo que Ivanissevich no llegó a ver! ¿Qué habría dicho de enterarse de que el peronismo albergaría a la Agrupación Nacional Putos Peronistas?

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.