El déficit de derechos que impide superar la pobreza