Editorial I. El déficit es preocupante