El derecho a decidir por encima del derecho a vivir