El desafío de la gobernabilidad con el cristinismo adentro