El desafío del nuevo presidente: aprender de los gobiernos de coalición