El día que Rosas quiso pagar a los bonistas con las Malvinas