El columnista invitado. El dilema de la corporación política