El dólar y las cuentas en rojo