El efecto Cristina reanima al Gobierno, pese a las encuestas negativas