Editorial II. El empleo calificado, ausente con aviso