El escenario mundial que enfrenta Macri

Julio Burdman
Julio Burdman PARA LA NACION
(0)
26 de septiembre de 2016  

Las megarrondas de negocios que se realizaron días atrás en Buenos Aires -el "mini-Davos" en el CCK; la misión de empresas francesas en la Cancillería- tuvieron un significado político porque sintetizan algo de época. El norte de las relaciones exteriores de Macri es la búsqueda, afuera, de oportunidades de inversión y financiamiento, con el propósito doble y simultáneo de traer dólares para reactivar la producción y de generar espejos de confianza puertas adentro. Cuando Macri se reúne en Olivos con Andrew Liveris, CEO de Dow Chemical, es para convencerlo de que reinvierta en el Polo Petroquímico de Bahía Blanca; cuando su oficina de prensa difunde la foto de la reunión, es para que la clase media alta libere los dólares del colchón.

Ese norte fue lo que vimos en los discursos del Presidente en la Asamblea General de la ONU, la semana pasada, y en la Cumbre del G-20, a principios de mes. En ambos casos, Macri habló poco de política internacional, a diferencia de lo que hacía Cristina Kirchner en esas reuniones, y utilizó su micrófono para vender las perspectivas de la Argentina. Completó su agenda con encuentros con empresarios. En Hangzhou, ciudad china sede del G-20, aprovechó también la oportunidad para reunirse con Xi Jinping y diferentes titulares de empresas chinas, y con Vladimir Putin. El occidentalismo activo que mostró en sus primeros nueve meses de gestión tenía por propósito relanzar las relaciones con Europa y Estados Unidos, algo resentidas por la geopolítica autonómica de Cristina Kirchner, pero no iba a ir en desmedro de las alianzas estratégicas que se firmaron con los dos gigantes asiáticos durante los últimos años del kirchnerismo. Los responsables de la política exterior argentina aseguran que tienen la misión de llevar adelante una diplomacia pragmática y comercialista, que optimice oportunidades en todos los rincones del mundo. Pronto, agregan, comenzarán a concentrarse en los países emergentes medianos, a los que va a parar buena parte de las exportaciones argentinas.

Ahora bien, ¿cómo se gestiona una política exterior comercialista y pro empresa en un mundo políticamente convulsionado? Para Menem y los gobiernos kirchneristas, eso no representó un gran problema, porque ellos adoptaron un código geopolítico nítido desde los inicios de sus gobiernos. Es decir, hicieron su lectura y tomaron posición en una aldea mundial en la que nunca faltan la política y el conflicto.

Es cierto que la situación que ellos encontraron al asumir se les había presentado como más clara. Menem asumió en 1989, el mismo año del derrumbe del Muro de Berlín y la emergencia triunfante del capitalismo y Estados Unidos de la Guerra Fría; su giro neoconservador y su alineamiento con Washington deben entenderse en ese marco. Néstor Kirchner llegó a la Rosada en 2003, cuando Hugo Chávez y Lula da Silva eran los líderes populares emergentes de una región revisionista que cuestionaba la hegemonía de Estados Unidos y las reformas neoliberales de los años 90; su "no al ALCA" de 2004 algo tuvo que ver con todo eso. Cristina Kirchner promovió las alianzas con China y Rusia tras la crisis subprime de 2008 y con la sensación de que los Brics cambiaban en forma permanente la distribución del poder global. Menem es producto de un occidentalismo triunfante y los Kirchner, de un revisionismo fulgurante, mientras que Macri llega cuando ambos "ismos" parecieran estar en decadencia.

En la región, tal como la recibe Macri, los movimientos populistas-progresistas-sudamericanistas se quedan sin combustible. En la mayoría de los países avanzan electoralmente los partidos liberales, y tanto el empujón a Dilma Rousseff en Brasil como la posible revocatoria de mandato contra Maduro en Venezuela sacan del juego a dos gobiernos clave en las relaciones internacionales sudamericanas de los últimos años. Vamos hacia un continente más heterogéneo, sin un paradigma prevaleciente en materia de regionalismo. Y sin el boom de las commodities de la década anterior. La economía mundial viene creciendo a tasas moderadas: para 2016 se pronosticó un 3%, pero todavía se recuerda que en 2015 los pronósticos del FMI habían sido demasiado optimistas. Los países emergentes, que venían explicando el 80% del crecimiento económico global, desaceleraron, y nuestro principal socio, Brasil, va por el segundo año de derrumbe.

Pero Occidente tampoco provee un rincón confortable. La atroz guerra en Siria y sus consecuencias humanitarias sólo hicieron que los europeos se volvieran más cerrados y nacionalistas. Tras el Brexit, Gran Bretaña anunció la construcción de un muro en Calais para contener la inmigración. La Unión Europea, que crecerá entre 1 y 2 puntos este año y teme el crecimiento de los antieuropeístas en las elecciones que vienen, está lejos de revisar sus restricciones comerciales. 2016 es, además, un año electoral en Rusia y en Estados Unidos. Mientras que en Rusia, el domingo pasado, se confirmó la hegemonía de Vladimir Putin en las elecciones legislativas, en Estados Unidos se plantean puros interrogantes. Los ocho años de Barack Obama, además de tasas de interés cero, fueron los del renacimiento de las tensiones entre Washington y Moscú. Trump, quien podría ganar o no las elecciones del 8 de noviembre, pero ya introdujo una serie de debates y conceptos en su país, plantea una nueva relación con Rusia, que en principio se debería edificar en consensos sobre Siria, Medio Oriente y Ucrania. Para buena parte de la elite gubernamental de Washington, el problema fueron Rusia e Irán; para el proteccionista Trump, es China. El Brexit plantea nuevos escenarios en las relaciones de los países europeos con Rusia y con los Estados Unidos. Pase lo que pase, lo que allí suceda no será neutral para nadie.

En todo caso, el código geopolítico de Mauricio Macri no tardará en escribirse, mal que les pese a los que pretenden vivir sin él. Occidentalismo y pragmatismo son las dos principales fuerzas en pugna. ¿Una América del Sur que se encolumna detrás de Estados Unidos o una que desarrolla planes de contingencia -como México- frente a las incertidumbres que vienen del Norte? La política de amistad con todos no siempre es posible en el salvaje mundo real.

Doctor en Ciencia Política del Institut d’Études Politiques de París y profesor ?de Geopolítica en la Universidad de Buenos Aires

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.