Mensaje navideño. El espíritu franciscano inspira a Roma