PUERTO LIBRE. El exorcismo democrático