El fantasma de Cristóbal atraviesa la campaña electoral