Al margen de la semana. El Fondo ya no cree en lo que no ve