Nunca es triste la verdad. El giro evitista de Cristina