El Gobierno, al borde de un ataque de nervios