El Gobierno se equivocó con el círculo rojo