El gran pogo de un régimen rancio que nunca se fue