El hombre desaparece

Juan Landaburu
Juan Landaburu LA NACION
(0)
17 de noviembre de 2016  

Fuente: AP

Trump se desvanece en Nueva York. Pero no como se desvanecían los recuerdos en la foto de Volver al futuro, sino literalmente. Si planeaba inspirarse en los Kirchner y los Chávez de este lado del mundo que empapelaron hospitales, escuelas y rutas con sus nombres, tendrá que pensarlo dos veces. Unos 600 vecinos que viven en tres edificios neoyorquinos que llevan el nombre del presidente electo exigieron retirar las cinco letras doradas de las fachadas. Los comicios fueron demasiado para ellos. Las morisquetas del magnate no causan ni un poco de gracia en las grandes ciudades del país. Sobre todo en Nueva York, su lugar en el mundo, donde tiene su mansión de mármoles y dorados al estilo Versalles. Los meses de la campaña más irritante de la que se tiene memoria alcanzaron para manchar una marca que le llevó décadas construir. Y todavía no empezó sus cuatro años de mandato. Trump no será profeta en su pago chico. Habrá que ver si lo es en su patria grande.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.