La renuncia de Benedicto XVI. El hombre que estorbaba