El huevo del dragón: ¿vuelve el calor?

Hoy, parcialmente nublado con máxima de 24°C. Inestable hasta el sábado. Domingo a pleno sol
Hoy, parcialmente nublado con máxima de 24°C. Inestable hasta el sábado. Domingo a pleno sol Crédito: Ilustración Costhanzo
Diego Angeli
(0)
29 de noviembre de 2018  • 00:50

Nace la bestia

Amigos, sean todos bienvenidos a los últimos días con certificación primaveral: a partir del sábado comienza el verano meteorológico y quedaremos expuestos a la voluntad de los dioses, si deciden mantenernos con vida o rostizarnos a fuego máximo durante varios días.

Primero hay que recordar que en meteorología las estaciones tienen un desfasaje de tres semanas con respecto a su versión astronómica. El concepto de que el verano comienza el 21 de diciembre quedó obsoleto hace décadas y no hay que explicar que muchas ciudades argentinas sufren las primeras locuras del termómetro antes del solsticio. Y si bien los comienzos de las estaciones marcan todavía algunos grises, las tres primeras semanas de diciembre, etiquetadas mentalmente como primaverales, ya muestran características netamente veraniegas. Y muchas de las olas de calor que nos agobiaron y nos dejaron sin luz se dieron antes de la campana de largada oficial que dicta el calendario. Diciembre ya es verano, no es un capricho de la comunidad meteorológica: es lo que cuenta el termómetro.

El ejercicio de ahora en más tendrá que ver con esquivar las altas temperaturas y sufrir lo menos posible, al punto de disfrutarlo, si se puede. Claro, si escribiese estas líneas desde Saint-Tropez mi valoración sería diferente pero Parque Centenario no es la Costa Azul. El peligro del verano radica en las mínimas altas que no nos dejan dormir, especialmente cuando se ponen en fila formando una ola de calor, disparando los índices de mortalidad de manera sorprendente. Este concepto me gusta refrescarlo en cada arranque veraniego. Es genial que disfruten del verano pero sepan que cada ola de calor que pase por la ciudad puede jaquearnos más que el paso de un huracán por Miami. Lamentablemente la respuesta de ambas ciudades ante una amenaza meteorológica a gran escala es diametralmente opuesta.

Quiero cerrar este pequeño panfleto pesimista recordando que a pesar de que los medios de comunicación lo vivan como una fiesta, para el laburante el cambio de estación suele traer varios días de tremendo retroceso en su calidad de vida. El período estival fue escrito y narrado en un atardecer en la playa o al borde de una pileta, y los sueños de una noche de verano fueron custodiados por el aire acondicionado. Esa minoría silenciosa que padece las altas temperaturas ve cómo el huevo del dragón comienza a resquebrajarse sabiendo que tarde o temprano la bestia nos flagelará con su lanzallamas.

Jueves: Febo y los nubarrones

Desde comienzo de semana se vienen calcando los días y hoy no será la excepción: se repiten las variables de viento este sostenido, humedad, poco sol y calor suave. Cuando se corran las nubes el sol va a calentar fuerte pero con el contrapeso del viento fresco viniendo desde el río. Este viento del este no deja que el termómetro se dispare ni que tampoco caiga, las nubes hacen lo propio tapando el sol de la tarde y conservando la temperatura nocturna dejando el mercurio en 24°C durante gran parte del día. A pesar de las nubes cargadas no hay estimación de lluvias pero no nos sobra nada.

Viernes: otro día inestable

Para mañana la inestabilidad es mayor y alguna llovizna no desentonaría. Cielo mayormente nublado, viento del este y un termómetro más animado, con 27°C vespertinos, dan forma a otro día de calor suave en el que el foco estará puesto a partir de la medianoche, cuando la veleta marque sur y abra un tramo de máxima inestabilidad. Hasta el momento la noche está a salvo pero los que vuelvan tarde sentirán las primeras gotas en su cara junto a las flamantes rachas de viento frío. Podría ser útil si necesitan recobrar cierta sobriedad antes de llegar a casa.

Sábado: mejorando por la tarde

El arranque del fin de semana trae probabilidad de lluvia desde temprano y puede extenderse durante toda la mañana. Luego las ráfagas toman el protagónico, limpian parcialmente el cielo y comienza un recambio de aire de nuestra columna atmosférica. El arribo de viento frío y seco cambiará completamente nuestra percepción de los últimos días, el verano meteorológico se estrena con una tarde primaveral de 22°C, que recobrará de a poco el sol y cerrará el período de nubarrones desde el río. Mejores noticias para la noche cuando vuelvan a mostrarse las estrellas en el firmamento porteño pero con un tremendo derrumbe del termómetro, casi al punto de cerrar con 13°C.

Domingo: vuelve el sol

Sigue soplando aire frío durante todo el domingo: será una mañana de solo un dígito de temperatura. En la zona suburbana el amanecer dominical tendrá características invernales aunque rebotará rápidamente hasta los 20°C del mediodía. Se estima pleno sol para el almuerzo, lo que puede representar el único pasaje de cielo despejado desde comienzos de semana. Es la mejor jornada para planificar actividad al aire libre.

Eso es todo, amigos. Por cuestiones de seguridad me acompañan un agente saudí, uno ruso y otro del FBI, que chequean que mis líneas no contengan información encriptada que amenace la seguridad del G-20. Podría reducirlos rápidamente aprovechando mis técnicas de Chaiu Do Kwan, Taekwondo y Touch and Go pero correría el riesgo de desatar la tercera guerra mundial en mi cocina. Y el horno no está para bollos.

Nos vemos la semana que viene

@JopoAngeli

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.