Opinión. El imperio del Yo