El análisis. El juez que apura los malos tragos