Editorial I. El lado grotesco de la corrupción