Cien años después, el libro de Yrigoyen que se salvó del fuego