El pulso político. El llanero solitario