El mundo mira a la Argentina más allá de los buitres

Martín Dinatale
Martín Dinatale LA NACION
El horizonte que se observa desde el exterior resulta ser tan oscuro como el panorama asolador que hoy depara a la Casa Rosada en su dura pulseada con los holdouts
(0)
25 de junio de 2014  • 04:05

El mundo mira a la Argentina más allá del conflicto que se desató entre Cristina Kirchner y los "fondos buitres". Y el horizonte que se observa desde el exterior resulta ser tan oscuro como el panorama asolador que hoy depara a la Casa Rosada en su dura pulseada con los holdouts.

Hay plenas coincidencias en que el Gobierno debe resolver cuanto antes el conflicto abierto con los bonistas porque la amenaza de un default técnico sería el peor de los escenarios para la Argentina. Pero hay otros temores y amenazas que se vislumbran en lo inmediato más allá de la resolución del conflicto con los fondos buitres.

Durante los últimos días funcionarios de la Cancillería y de la Casa Rosada deambularon por embajadas extranjeras llevando una carta y un mensaje inequívoco de Cristina Kirchner al mundo: a los diplomáticos les pidió solidaridad con la causa de la reestructuración de la deuda argentina, advirtió que su gobierno está dispuesto a honrar su deuda y reclamó un "acuerdo justo" con los bonistas. En esos términos se mostró la Presidenta en la carta que se dejó en varias embajadas.

Según pudo saber LA NACION, la respuesta fue variada y multicolor de parte del mundo diplomático, según el origen de los interlocutores. Hubo coincidencias en que el fallo de la justicia norteamericana complicará a la economía del país y que esto resulta ser injusto para un gobierno dispuesto a negociar con fondos claramente especulativos. Pero hubo también coincidencias básicas a la hora de evaluar el futuro inmediato de la Argentina, que excede la coyuntura, de las cuales el Gobierno aún no tomó suficiente nota:

  • LAS INVERSIONES. Varios embajadores coinciden en que la resolución del conflicto entre la Argentina y los fondos buitres destrabará la posibilidad de que Cristina Kirchner acceda a los créditos internacionales. Pero no hay plena seguridad de que los inversionistas llegarán automáticamente al país. El clima de euforia que reflejó el Gobierno después de que se acordó con el Club de París no tuvo un correlato en el mundo diplomático. Esta noticia fue bien recibida por el mundo pero aún hay un clima de desconfianza entre los inversores extranjeros que el acuerdo con el Club de París no despejó.

" La Presidenta deberá dar señales claras de que se quiere amigar con el mundo de los negocios"

  • LAS TRABAS COMERCIALES. Analistas internacionales y diplomáticos extranjeros creen que más allá de superar los frentes financieros que tiene la Argentina con los holdouts, la Presidenta deberá dar señales claras de que se quiere amigar con el mundo de los negocios. Esto implicaría que haya cambios en las restricciones que se imponen a las importaciones y en la prohibición de girar dividendos en dólares a las empresas para sus casas matrices. Algo de esto reflejó abiertamente en abril pasado el embajador de Japón en la Argentina, Masashi Mizukami, cuando deslizó que "es muy saludable y positivo que la Argentina quiera negociar el pago de su deuda con el Club de París, pero creemos que esto no es suficiente para generar confianza, porque nuestras empresas que invierten en este país siguen sufriendo los problemas de las trabas a las importaciones de insumos para producir y aún no logran girar normalmente sus ganancias en dólares a Japón". Mizukami mencionó a LA NACION que las casas matrices de muchas empresas japonesas radicadas en la Argentina se preguntan cuál es la razón de estar aquí si no pueden girar sus ganancias en dólares a Japón. Este es una queja generalizada que se extiende en la mayor parte de las empresas extranjeras. El alejamiento de Guillermo Moreno y la llegada de Augusto Costa a la Secretaría de Comercio no cambió este panorama y la paciencia de los inversores extranjeros empieza a agotarse.
  • FALLO DE LA OMC. En los primeros días de julio, la Organización Mundial de Comercio se expediría sobre la queja en masa que presentaron contra la Argentina unos 40 países hace dos años precisamente por las trabas comerciales que impone el Gobierno. Hay quienes aseguran que en las recomendaciones que dará la OMC figura una cláusula que habilitaría a los países denunciantes a fijar trabas similares para sus importaciones provenientes de Buenos Aires. Si esto se concreta significará un fuerte dolor de cabeza para un gobierno que hoy necesita de los dólares como del agua para afrontar su deuda extrena.

"La inflación y el desempleo son signos claros de recesión que preocupan a los observadores extranjeros"

  • AGENDA INTERNACIONAL. Hay signos de inquietud en la Casa Rosada sobre la agenda internacional que le depara a Cristina Kirchner en medio de su pelea con los fondos buitre. La visita del presidente de España Mariano Rajoy no está confirmada plenamente, la llegada a Buenos Aires del presidente chino Xi Jinping será un testeo claro para evaluar el nivel de interés extreno por invertir en un país con turbulencias y en la reunión de los BRICS que se hará en julio en Brasil, Cristina Kirchner buscará un apoyo en su embestida contra los fondos buitres. Pero nadie asegura que pueda obtener una respuesta favorable plena como la que obtuvo con la Unasur o el Mercosur.
  • INDICADORES ECONÓMICOS. La inflación y el desempleo son signos claros de recesión que preocupan a los observadores extranjeros. El Gobierno ya no puede ocultar estos síntomas. El Indec acaba de confirmar que la economía argentina está en recesión ya que en el primer trimestre del año el PBI se contrajo 0,8% frente al cuarto trimestre de 2013 (en la medición desestacionalizada). La Casa Rosada ya no puede acusar a las consultoras privadas por emitir tan malos presagios. Ocultar el sol con las manos fue la peor receta que utilizó Cristina Kirchner en los últimos años. Pretender acusar a los fondos buitres como únicos responsables de los desbarajustes económicos no parece ser la mejor salida. De hecho, el mundo ya le advirtió a la Presidenta que debe mirar más allá de la retórica combativa contra los holdouts si quiere dar con una buena medicina.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.