El neoliberalismo, el enemigo