El nuevo default, o la devaluación de la palabra