Sociedad. El nuevo diván de los argentinos: por qué triunfa la psicología optimista