El país, ante un rol clave contra el crimen organizado