Elecciones. El país, entre lo nuevo y el eterno retorno