El Papa, Cristina y el humor electoral