Editorial III. El petróleo, objetivo del terrorismo