Editorial I. El poder no se reparte