El medio es el mensaje. El poder relega a Miceli y agiganta a Lanata