Chávez, los Kirchner y la suerte de las hegemonías de la región. ¿El populismo acepta la derrota?