El pulso político. El preciado apoyo externo