El presidente Alberto Fernández reabre grietas en vez de cerrarlas