El que apuesta al dólar pierde y otras frases poco felices