El reino del dedo

Fernando Laborda
Fernando Laborda LA NACION
(0)
31 de agosto de 2001  

Muchos son los interrogantes que ha dejado la conformación de las listas de candidatos para las elecciones del 14 de octubre.

El ciudadano común podrá preguntarse dónde quedaron las promesas de ampliar la participación en la selección de candidatos por medio de comicios internos abiertos. Ninguna fuerza política de la Capital Federal, por caso, designó a sus postulantes a diputado y a senador a través de ese mecanismo. Es más, la mayoría de los partidos ni siquiera recurrió a las internas limitadas a sus afiliados; las escasas excepciones estuvieron representadas por el radicalismo y por el conservador Partido Demócrata. El resto eligió candidatos a dedazo limpio.

A pocas horas del cierre de presentación de listas, el Frente Grande -principal integrante del Frepaso- debió convocar a su congreso partidario para reformar su carta orgánica, que establecía el método de las elecciones internas abiertas, y poder elegir a dedo a los candidatos que acompañarían a los radicales.

La flamante Alternativa para una República de Iguales (ARI), que lidera la diputada Elisa Carrió, pareció archivar al menos momentáneamente su prédica por la nueva política y también recurrió a la intuición y al dedo de su conductora para conformar las listas de postulantes, entre los que se destaca un número no desdeñable de representantes del mundo del espectáculo -Susana Rinaldi y Soledad Silveyra, entre otros-, que constituirán la nota de color de estas elecciones.

Los datos curiosos no terminan allí: los candidatos de Domingo Cavallo, con Horacio Liendo a la cabeza, irán aliados con un sector justicialista liderado por Daniel Scioli, el mismo que, con ocasión de la detención de Carlos Menem, se preguntó por qué el juez Jorge Urso no citaba a declarar a Cavallo por la venta de armas.

La pregunta sin respuesta para estos comicios es dónde está el oficialismo. A la luz de los juicios de sus candidatos, la Alianza UCR-Frepaso no parece representarlo: Rodolfo Terragno promueve "el cambio de la actual política económica"; Vilma Ibarra, la segunda postulante a la Cámara alta, no se queda atrás en críticas al Gobierno, y María América González, quien encabeza la lista de diputados, confiesa que la administración menemista fue más benévola con los jubilados que la actual, y añade: "A mí, seguro que De la Rúa no me vota".

¿Por qué lista se inclinará el presidente de la República cuando tenga que emitir su voto en una escuela de la Recoleta? Sus allegados aseguran que no votará por otra fuerza que no sea la Alianza, pese a las críticas que le dirigen sus candidatos. "En las elecciones de constituyentes de 1994 también tuvo una elección difícil, porque él se opuso al Pacto de Olivos y a la reforma constitucional, pero terminó votando por los candidatos de la UCR", recordó un dirigente delarruista. Es probable que ahora repita ese gesto, aunque difícilmente lo haga complacido.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?