Señalador. El rock progresivo escribe sus memorias