Editorial II. El secuestro: una tortura moral