El sincericidio presidencial y los corderos cristinistas