El síndrome del nido que no se vacía

Mariano Donadío
Mariano Donadío LA NACION
(0)
27 de mayo de 2018  

Vivimos tiempos muy adolescentes, y Michael Rotondo (Syracuse, estado de Nueva York) podría ser un héroe de esta época. Michael tiene 30 años y vive con sus padres sin pagar alquiler ni ayudar en las tareas de la casa. Hubiera llegado a ser un "adultescente "-esos sujetos que llegan a la cuarentena sin propósitos de crecer-, pero sus propios padres lo demandaron y lograron desalojarlo de la casa paterna.

Los padres de Michael, Mark y Christine, ya habían enviado cinco cartas exigiéndole que se fuera. En la última de ellas le ofrecían 1100 dólares para su mudanza y lo conminaban: "Se iniciará un proceso legal inmediatamente si no te vas antes del 15 de marzo de 2018". Michael adujo que necesitaba tiempo, que era muy pronto. Y sus padres salieron a buscar un abogado.

El juez calificó la defensa del hijo como "indignante" y otorgó la orden de desalojo. Freud hablaba de la necesidad de que el hijo combata con su padre y lo venza, pero esta es una historia inversa, en la que el hijo lucha con el padre para que le permitan dejar de ser libre.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.