Opinión. El sistema tiene los anticuerpos para neutralizar a Trump