El temor a una muerte lenta de la democracia