El testimonio de Setsuko Thurlow y una imperiosa urgencia